Quienes Somos

Somos una empresa santafesina con una trayectoria de mas de 30 años, dedicados a la construcción de piscinas, fabricación de accesorios tales como bordes y pisos atérmicos y, además, a la venta e instalación de equipos y sistemas especiales de filtrado para el correcto funcionamiento de las piscinas.

Con el notable avance global en materia de incorporación de tecnología para el desarrollo de productos innovadores y de superior calidad, ha sido necesario perfeccionar aún más el sistema de fabricación de las piscinas, y a su vez hemos invertido en una importante planta industrial automatizada, ubicada estratégicamente en el Puerto de Santa Fe, para la fabricación de bordes para piscinas y pisos atérmicos. Esto nos ha permitido no sólo incrementar la capacidad de producción sino de mejorar sustancialmente la calidad y de realizar modernos diseños de piscinas y losetas con variados colores.

Además, hemos desarrollado con el transcurso del tiempo una gama de productos relacionados a las piscinas que nos ha posibilitado realizar importantes exportaciones desde Santa Fe hacia España, Estados Unidos, Chile, Paraguay y Uruguay, entre otros países.

Por otra parte, en lo referente a las prácticas comerciales de la empresa, remarcamos claramente el valor del trabajo en equipo desde la construcción de una piscina hasta el desarrollo de un negocio de mayor envergadura, como puede ser un complejo de piletas termales y/o piletas deportivas. En la empresa es fundamental también la capacitación del personal profesional, por eso resulta imprescindible el contacto permanente con las universidades y centros de capacitación a los fines de perfeccionar los modelos de piscinas y adaptarlos a los requerimientos de los estándares de calidad internacional en todo lo que respecta al rubro piscinas.

Asimismo, la seriedad en la información al cliente, el respaldo de una empresa legalmente constituida y con empleo formal, son elementos esenciales en las buenas prácticas comerciales de Piscinas Culzoni.

Consideramos como aspecto fundamental para el progreso y crecimiento de nuestra firma la necesidad de brindar a nuestros clientes el mejor servicio de asesoramiento y construcción de la piscina y la mejor atención. Estos han sido los pilares fundamentales que han avalado nuestra trayectoria y sobre los cuales creemos de gran importancia ya que nos permiten poder estrechar relaciones mas confiables y duraderas con nuestros clientes.

"Se trata no sólo de vender nuestras piscinas sino de generar un valor agregado a nuestros productos, un valor relacionado con la capacidad de gestionar buenas relaciones con los clientes".

Piscinas Culzoni le ofrece la experiencia y el apoyo de su soporte técnico especializado, además de una alta calidad de gestión en los servicios de posventa, facilitando soluciones y respuestas ágiles, siempre garantizadas, para su seguridad y satisfacción.

Visite nuestro showroom.

Staff Piscinas Culzoni Staff Piscinas Culzoni
 



ELCRONISTA Jueves 13 de octubre de 2011 - PYME

CRÓNICA DE UN EMPRENDIMIENTO

El largo camino a la Capital

CULZONI

La empresa familiar se especializa en la fabricación de pisos y bordes atérmicos. Tras exportar a varios países, la firma santafesina está desembarcando en Capital y el GBA, con una inversión de $ 2 millones.

Aveces, los caminos son más largos y se dan de forma curiosa. Primero tuvimos que exportar y recién ahora estamos llegando a Buenos Aires". Hernán Culzoni resume así una buena parte de los senderos que recorrió la empresa fundada por su padre, Gabriel, hace más de 30 años, en Santa Fe.

Curiosos son los caminos de las empresas del interior y también el de Gabriel Culzoni, quien, portafolio en mano, en los '70 se dedicaba a vender libros de editorial La Ley en estudios de abogado de la zona. Con su socio, y ante la necesidad de reforzar sus ingresos, comenzó a incursionar en el tema de la construcción de piscinas. La elección de la actividad no fue azarosa: su propio padre producía premoldeados de hormigón armado y así se convirtió en el proveedor de las piezas cementicias en molde.

Hasta el comienzo de este siglo, la firma se especializó en la construcción de piletas y la fabricación de accesorios, como pisos atérmicos, de forma artesanal. Pero el gran vuelco lo dieron entre 2001 y 2002 cuando incorporaron tecnología para el desarrollo, de manera automatizada, de bordes y pisos atérmicos para piscinas. De esta forma, pasaron de producir entre 40 y 60 piezas por día, a las actuales 3.000. "Fue un salto de calidad. Es el único borde certificado por la Universidad Tecnológica Nacional que tiene hasta 15 grados menos de temperatura que un piso para exterior normal", cuenta Hernán Culzoni. La inversión (eran tiempos del 1 a 1) fue de alrededor de u$s 800.000 (salidos básicamente de la reinversión de utilidades) para la automatización de la fábrica, cuya puesta llevó dos años. Está instalada en el puerto de Santa Fe y tiene 12.000 metros cuadrados.

Actualmente, el 60% de la facturación de la firma corresponde a bordes y pisos atérmicos. El resto proviene de otros productos relacionados con piscinas (construcción, filtros, robots, calentadores)

Crecer hacia afuera

A medida que la marca fue haciéndose conocida, empezaron a colocar sus pisos en México, España, Estados Unidos, Uruguay, Brasil, Paraguay, Colombia, Chile y Nicaragua. En esta tarea de difusión, Internet fue clave. "Hicimos contactos, invitamos a los potenciales clientes a visitar la fábrica y fuimos reforzando la relación. También viajamos a países limítrofes y a ferias en los Estados Unidos", repasan. En esa época, con la internacionalización incipiente, notaron que el nombre de la firma no era de fácil pronunciación. Así nació la marca Patio by Culzoni.

Hoy, el 10% de la facturación corresponde a ventas en el exterior y el objetivo de los Culzoni es conquistar nuevos mercados externos. "El mercado de piscinas está creciendo en la Argentina y a nivel mundial. Cada vez hay más gente que tiene su piscina privada", define Gabriel. El mercado local es atomizado. Los empresarios coinciden en que en el país hay entre 250 y 300 fabricantes, todos manuales. Por eso, la firma santafesina está hoy empeñada en su estrategia de difusión y pone el foco en Capital y el GBA, para lo que selló una alianza de marca con Aguas, una firma especializada en productos para piscinas y spas, que se ocupará de la distribución en estos distritos. "El resto de la Argentina y los países limítrofes son más fáciles de abordar. Ahora nos proponemos llegar al profesional y al consumidor final con nuestro mensaje, para que sepan que la diferencia de precio es mínima, entre 20 y 25%, y en un ítem que no es relevante, a cambio de una calidad superior", dice Gabriel. El objetivo de llegar a Buenos Aires les demandará, en total, una inversión de $ 2 millones. "Es lo que llevará el esfuerzo comercial e industrial para atender un mercado como este. Hay que tener una presencia importante para sobreatender a los clientes al inicio y comprende una mayor capacidad de producción para contar con stock suficiente para atender una demanda mayor. En tres años, tendríamos que colocar una 300.000 piezas en Buenos Aires, con un plan conservador (en promedio, unas 3.500 piscinas). Esto es un nicho de mercado calificado", dice Hernán. Los pisos atérmicos logran la aislación térmica gracias a la lava volcánica, que se trae en bruto desde Mendoza, casi en el límite con Chile.

Cosas de familia

La familia está integrada por el matrimonio Culzoni, dos hijas y dos hijos. Éstos últimos -Hernán, licenciado de Administración, 35 años, y Federico, contador, de 37- trabajan tiempo completo en la empresa. "Desde chicos, mi papá nos hacía venir a ayudar. En las vacaciones nos iba rotando por las distintas áreas. Fuimos mamando la empresa desde niños y por eso valoramos la formación que recibimos", cuenta Hernán quien hoy es vicepresidente de la firma.

El traspaso generacional, aseguran, fue suave y natural. "Para una pyme familiar, la armonía es central; casi el primer requisito. Luego, viene la organización, la inteligencia y el trabajo", dice el padre que hoy pasa por la firma cuatro o cinco horas cada día pero ya delegó el mando en sus herederos.

Daniela Villaro